Agustí Villaronga

Director de cine (Palma, 1953)

La primera película de Agustí Villaronga, Tras el cristal, causó una escandalosa polémica en su estreno en 1987, mucho mayor de la que Villaronga había previsto. La crítica le acusó de enfermo, de pro-nazi, de pederasta. El cineasta mallorquín aceptó las críticas con resignación y tristeza, pero no dejó que lo hundieran. Hasta el día de hoy ha continuado manteniéndose fiel a su manera de entender el cine haciendo películas oscuras, incómodas, arriesgadas y poéticas que bucean siempre en la psicología de unos personajes atormentados, movidos por la cara más cruda del mal.

El amor de Villaronga por el cine surgió en su infancia. Después de haber recibido una estricta educación religiosa y de haber abandonado la idea adolescente de convertirse en misionero, a los diecisiete años se trasladó a Barcelona. Allí se matriculó en la universidad y empezó a interesarse por la interpretación. A los dieciocho años entró como actor en la compañía teatral de Núria Espert, haciendo una gira por todo el mundo. Su experiencia en el teatro le abrió las puertas del cine, donde trabajó de atrezzista, hizo vestuarios, decorados y actuó.

Después de Tras el cristal, que ganó numerosos premios, Agustí ha dirigido seis largometrajes más: El niño de la luna (1989) –por el que ganó un Goya al mejor guión original–, El pasajero clandestino (1995), 99.9 (1997), El mar (2000) – merecedor del Premi Nacional de Cinema de Cataluña–, Aro Tolbukhin: en la mente del asesino (2002) –codirigido con L. Zi- mmermann y I. P. Racine y ganador del Premio Ariel al mejor guión original– y Pa Negre (2010), ganadora de 13 premios Gaudí y 9 Goyas.

SOPORTANDO EL PARAÍSO

Conversaciones con veinte artistas mallorquines

Bandera de España
Bandera de Reino Unido
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now